¿Qué es el carbono neutral?

¿Qué es el carbono neutral?

La neutralidad de carbono es un término que significa que una empresa ha reducido a cero las emisiones de dióxido de carbono y sus equivalentes en el curso de sus actividades de producción o ha compensado estas emisiones a través de proyectos de carbono negativo.

Los científicos dividen las emisiones de las empresas en tres áreas de cobertura. El primer alcance, son las emisiones directas de la empresa durante la producción. El segundo alcance se refiere al consumo de energía. Es importante comprender de qué fuentes la empresa recibe energía: centrales de carbón, centrales nucleares, centrales hidroeléctricas y más. El tercer alcance incluye toda la cadena del ciclo de vida del producto: compra de materias primas, entrega, venta, uso, y eliminación, es decir, emisiones no relacionadas directamente con el fabricante.

Existen tres métodos para alcanzar el carbono neutral:

  1. Reducir las emisiones directas y cambiar a fuentes de energía renovables: hidroeléctrica, solar, eólica (alcance 1 y 2);
  2. Captura directa de CO2 del aire;
  3. Compensado mediante la inversión en proyectos que reducen las emisiones de carbono.

Reducción de emisiones directas

Este método es considerado el más eficiente, ya que la empresa elimina directamente la fuente de emisión de CO2. Lo bueno de esto es que facilita la identificación de pasos para reducir las emisiones, ya que son directas, no indirectas. Estos últimos están integrados en una larga cadena del ciclo de vida del producto, por lo que es bastante difícil calcular la cantidad de emisiones de dióxido de carbono a compensar y determinar el culpable final.

El problema es que este camino está asociado con restricciones económicas: la reducción de emisiones directas a menudo está asociada con una disminución en el volumen de producción y, por lo tanto, con una caída en los ingresos de la empresa. Si no se reduce la producción, las tecnologías que reducirían las emisiones de gases de efecto invernadero requerirán una inversión financiera. A menudo, las empresas simplemente no lo aceptan debido a la inconveniencia económica.

Captura directa de CO2 del aire

La captura directa de CO2 es esencialmente una "succión" de dióxido de carbono de la atmósfera. Puede enterrarse bajo tierra para almacenamiento a largo plazo o usarse en procesos químicos para producir combustible, plástico y otros materiales.

El método de agarre más común es pasar aire sobre un líquido especial. El CO2 se adhiere a la mezcla, pero el resto del aire no. Luego, la mezcla se recicla, liberando dióxido de carbono usando calor.

La bioenergía con captura de carbono (BECCS) es una tecnología que se puede atribuir a la captura directa de emisiones, pero la captura no proviene de la atmósfera, sino de la quema de biomasa. La biomasa incluye plantas y cultivos.

La ventaja de esta tecnología es que tiene emisiones negativas. Las plantas absorben CO2 a través de la fotosíntesis, y cuando se queman, devuelven carbono, y hay una captura instantánea, y el carbono no entra a la atmósfera. Por lo tanto, las plantas absorben dióxido de carbono, pero luego no lo devuelven a la atmósfera; así es como se producen las emisiones negativas, es decir, la disminución real del dióxido de carbono en el volumen total.

carbono neutral

Compensación mediante la inversión en proyectos de carbono negativo

Hay muchos proyectos de compensación de carbono. Esto puede ser tanto como apoyar los procesos naturales, así como ayudar a otras empresas y al sector sin fines de lucro a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

El apoyo a la absorción natural incluye uno de los métodos de compensación más populares: la reforestación. Pero hay otros menos conocidos, como la restauración de un entorno que contiene “carbono azul”.

El “carbono azul” es el carbono que se almacena en los ecosistemas costeros o marinos. Los manglares, pantanos y lechos de algas son esencialmente una protección contra el cambio climático al absorber CO2 de la atmósfera. Este proceso ocurre incluso más rápido que en los bosques. Hoy ya existen ejemplos de cómo las empresas están invirtiendo en la restauración de bosques de manglares en el sudeste asiático.

Otra forma es aumentar la productividad del océano. En su mayor parte, esto sigue siendo solo investigación teórica. Una idea es agregar hierro nutritivo a las partes del océano donde falta. Esto debería provocar una floración acelerada de plantas microscópicas (fitoplancton), que capturan dióxido de carbono a través de la fotosíntesis.

¿Cómo logran las empresas la neutralidad de carbono?

El jefe del gigante de TI Google, Sundar Pichai, hizo una declaración en el otoño de 2020 de que la empresa logró convertirse en carbono neutral ya en 2007. Además, ya ha compensado todas las emisiones que ha producido en su historia. Google también se ha convertido en el mayor comprador mundial de energía renovable. La corporación planea autoabastecerse completamente de energía de fuentes renovables para 2030.

¿Qué está haciendo Google para ser una empresa neutra en carbono? Como muchas otras empresas, se dedica a la plantación de árboles y patrocina proyectos que reducen la cantidad de carbono en la atmósfera, como la limpieza de las emisiones de las granjas porcinas y los vertederos.

Otro gigante de TI, Microsoft, se ha comprometido a eliminar todo el carbono que ha producido desde su fundación, es decir, desde 1975. Para 2030, Microsoft planea convertirse no solo en una empresa neutral, sino también en carbono negativo, es decir, eliminar más CO2 de la atmósfera del que produce.

Apple se ha unido a reclamos similares de neutralidad de carbono. Anunció que invertiría en el desarrollo de energía solar para su propio consumo y para familias de bajos ingresos en Filipinas, en la restauración de bosques de manglares, el desarrollo de un proceso de fundición de aluminio libre de carbono y más.

No solo las empresas, sino también los eventos internacionales se esfuerzan por ser neutrales en carbono. La estrategia de la FIFA tiene una cláusula obligatoria sobre la compensación de emisiones que la Federación de Fútbol puede controlar directamente.

Sin embargo, más del 50% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero de los torneos mundiales provienen de vuelos internacionales de aficionados. La FIFA compensa estas emisiones de manera residual, con el dinero pagado por los pasajeros en forma de una tarifa ambiental voluntaria. Durante la Copa del Mundo de 2018, que se llevó a cabo en Rusia, la FIFA compensó más de 243 mil toneladas de emisiones controladas y 16 mil toneladas de emisiones de vuelos.

 

Si te interesó este artículo, también puedes leer nuestra publicación sobre Cambio Climático

 maestría en gestión medioambiental

Valora este artículo del blog:
Actividades de ecoturismo más populares
Cómo afecta tu vida el cambio climático
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
Invitado
Martes, 06 Diciembre 2022