¿Qué es el liderazgo ético?

¿Qué es el liderazgo ético?

El liderazgo ético es un tipo de liderazgo que un individuo desarrolla tanto dentro como fuera del lugar de trabajo. Una persona que ejerce un liderazgo ético comprende sus valores fundamentales y vive de acuerdo con esos valores, siempre comprometida con el bien común.

La Ética es un campo de estudio de la filosofía que busca crear y estudiar principios generales sobre lo bueno y lo malo. Para esto, identifica valores generales que pueden y deben aplicarse durante la toma de decisiones. 

Todas las personas que quieren desarrollar y llevar este tipo de liderazgo eligen a qué estándares éticos apegarse. Estos estándares éticos, también conocidos como valores, siempre se eligen teniendo en cuenta el bien común dentro de una sociedad.

Los valores deben elegirse de modo que el líder ético pueda integrarlos con las elecciones que hace, tanto en circunstancias personales como sociales. En muchos casos, los estándares éticos elegidos cubren una variedad de temas diferentes, que incluyen consideración, crítica y equidad. Muchos líderes éticos creen que los valores que contienen el tema de la crítica son relevantes para el desarrollo del liderazgo ético porque permite mejorar siempre los valores.

Al liderar una empresa, la ética se vuelve un pilar que permite tomar decisiones que van más allá del interés económico inmediato, sino que permiten generar una mayor sensación de identidad dentro de la empresa a través de acciones significativas; acciones que persiguen cumplir con los principios éticos que el líder de cada empresa representa.

Al ser un líder ético, genera más confianza entre sus empleados y lidera con el ejemplo, motivando con sus propias acciones.

liderazgo éticp

Principios del liderazgo ético

  1. Colaboración: el líder ético toma un rol activo al guiar a sus empleados, apoyándolos cada vez que sea necesario.
  2. Equidad: trata a sus empleados en términos de igualdad y justicia, recompensando la proactividad y el compromiso con el trabajo.
  3. Integridad: es el apego a los principios éticos que el líder empresarial representa.
  4. Orientación ética: el gerente deja claros cuáles son los principios éticos que sigue la empresa.
  5. Sustentabilidad: el líder empresarial no muestra únicamente interés por el funcionamiento de su empresa, sino que también se preocupa por el rol social que está cumpliendo, buscando maneras de aumentar la sustentabilidad de las actividades económicas que lidera.

Construir  un liderazgo ético significa ser consciente de tus valores y apoyarlos en cualquier área de la vida, respetando los derechos y la dignidad de los demás.

En marcado contraste con los modelos de liderazgo tradicionales, el líder ético no se trata solo de aumentar la productividad y las ganancias. También asume la responsabilidad de velar por un alto nivel de conducta moral en bien de la empresa y de las personas que la integran.

Por lo tanto, los líderes éticos están orientados a las personas y son conscientes del impacto de sus decisiones en los demás. Usan la influencia de su autoridad para servir un bien común en lugar de intereses egoístas. Es así como logran crear una cultura corporativa positiva , un modelo de “ganar-ganar” entre los empleados y la empresa, que también se refleja en los resultados.

 

Si te gustó este artículo, también puedes leer nuestra publicación sobre Comunicación Asertiva en las Comunicaciones

Maestría en Alta Dirección de Empresas

Valora este artículo del blog:
Contratos inteligentes y comercio internacional
¿Cómo gestionar el manejo de crisis en una organiz...
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
Invitado
Sábado, 13 Agosto 2022