5 características del internet de las cosas

5 características del internet de las cosas

El Internet de las cosas, IoT (Internet of Things) es una red de objetos del mundo real y virtual conectados a Internet y capaces de intercambiar datos. Este concepto está estrechamente ligado al uso de dispositivos inteligentes en nuestros hogares, abarcando no solo nuestros teléfonos y computadoras, sino incluyendo otros objetos cotidianos como neveras, puertas, baños, etc.

En este artículo te explicaremos qué es el internet de las cosas y 5 características fundamentales que te ayudarán a entender esta nueva faceta de los dispositivos.

  • Se basa en la interconectividad de los dispositivos

El Internet de las cosas funciona a través de los datos recopilados por varios dispositivos y la interacción entre estos. Captan información relevante de su entorno inmediato, la analizan y la vinculan. Sobre esta base, los dispositivos realizan ciertas tareas. Por ejemplo, un sensor mide la temperatura exterior, y si está por debajo de una temperatura establecida, el dispositivo inteligente en el que está integrado aumenta el calor. Todo esto sucede automáticamente, sin ninguna intervención activa por parte del usuario. Si lo desean, pueden controlar los dispositivos IoT de forma remota, por ejemplo, a través de una aplicación en el teléfono inteligente.

  • Automatiza procesos domésticos

No solo en el área industrial, donde el Internet de las cosas ya tiene un puesto establecido, sino también dentro del hogar gracias a la idea de las casas inteligentes. 

Imagina esto: ya no debes tener miedo de haber olvidado apagar la plancha o el grifo, simplemente presionas un botón en tu teléfono inteligente y la casa inteligente lo arreglará todo. O no tienes que presionarlo, porque la casa es tan inteligente que pondrá todo en orden por sí misma y enviará una notificación al propietario sobre el resultado. Este es el futuro para quienes trabajan con el Internet de las cosas.

Internet de las cosas

  • El Internet de las cosas busca estar al servicio de la vida humana

El Internet de las cosas intenta facilitar nuestro día a día en diferentes aspectos. Uno que puede destacarse: la salud. 

Los dispositivos portátiles, como pulseras de actividad física, relojes inteligentes o rastreadores de actividad física, se usan en el cuerpo y pueden registrar datos de salud, como la frecuencia cardíaca o la presión arterial. Estos datos se evalúan claramente con diagramas o gráficos a través de la aplicación. Además, ya existen dispositivos médicos inteligentes como marcapasos o glucómetros. Si descubren un problema, alertan inmediatamente al usuario o al servicio de emergencia. Los dispositivos de salud electrónica pueden garantizar que las personas mayores o enfermas vivan de manera más segura en el hogar: las cajas de medicamentos inteligentes determinan si los pacientes han tomado sus medicamentos y los sensores de caída en la alfombra informan si se caen. Los dispositivos médicos en red también se utilizan en las clínicas: las camas inteligentes, por ejemplo, que pueden brindar información sobre el paciente.

  • El internet de las cosas también enfrenta desafíos, el más grande: la ciberseguridad

El Internet de las cosas trae consigo nuevos desafíos de privacidad y seguridad. Las empresas ya conocen nuestras búsquedas en línea, compras e intereses gracias a las redes sociales; ¿Cuánta más información obtendrán de todo tipo de cosas y qué tan personal será? También se abrirán nuevos horizontes para los piratas informáticos y los terroristas: desde la capacidad de encerrarte en casa hasta la capacidad de piratear el sistema de transporte de una ciudad entera.

La aplicación de estas tecnologías abriría más brechas en la seguridad digital de sus empresas. Pero existen muchas medidas que puedes tomar para proteger la ciberseguridad de tu empresa. 

  • El futuro de las ciudades podría estar en el internet de las cosas

Según la ONU, para 2050 dos de cada tres personas en la tierra vivirán en ciudades. Y para 2030 probablemente habrá 43 de las llamadas megaciudades con más de diez millones de habitantes. Esto crea desafíos, por ejemplo, en infraestructura o calidad del aire. Por tanto, las ciudades del futuro deben ser más sostenibles y seguras para mejorar la calidad de vida de las personas. Bajo el eslogan "ciudad inteligente" se resumen ideas y conceptos que sustentan esto a través de tecnologías en red. Provienen de diferentes áreas como la energía, la movilidad, el urbanismo, la administración o la comunicación. Los semáforos cambian el carril requerido a verde tan pronto como se acerque un camión de bomberos o un autobús. Las luces de la calle se encienden o apagan según sea necesario y podrían brindar más seguridad con la ayuda de cámaras integradas. Los sistemas digitales controlarán la infraestructura del transporte público local, pero también los sistemas de agua, alcantarillado y reciclaje. Los ciudadanos pueden realizar los servicios administrativos en línea para ahorrar tiempo y papel.

Pese a los retos que enfrenta, el Internet de las cosas es una realidad que va a materializarse muy pronto, y tanto los usuarios como las empresas necesitan estar preparados para este cambio.

master en ciberseguridad

Valora este artículo del blog:
Ventajas de la Gestión del Talento Humano
Impacto ambiental de la energía solar
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
Invitado
Sábado, 13 Agosto 2022