Impacto ambiental de la energía solar

Impacto ambiental de la energía solar

Algunos dicen que la energía solar es el futuro, la transición energética que el mundo necesita. Otros piensan que se liberan demasiados contaminantes durante la producción como para tener un impacto positivo en el medio ambiente. 

¿Pero quién tiene razón?  

Hay algunas perspectivas a considerar antes de que se pueda sacar una conclusión definitiva. En este post, mostramos varias razones para responder a la pregunta: ¿Es la energía solar buena para el medio ambiente?

Un recurso energético inagotable

El sol brilla todos los días. Incluso si el cielo está cubierto de nubes, pasan suficientes rayos para alimentar los sistemas fotovoltaicos. Los combustibles fósiles, por otro lado, eventualmente llegarán a su fin. La quema de combustibles fósiles es la principal razón del aumento de los gases de efecto invernadero en la atmósfera terrestre y, por lo tanto, también una de las principales razones del calentamiento global provocado por el hombre. Los sistemas solares producen electricidad libre de CO2, por lo que evitan la liberación de uno de los gases de efecto invernadero más importantes. 

Toda producción de energía genera algún tipo de impacto ambiental. En términos del ciclo de vida de las células solares, el mayor impacto ambiental surge durante la producción real. Cuando las células solares producen electricidad, contribuyen a varios beneficios ambientales.

Impacto ambiental durante la producción

Desde la perspectiva del ciclo de vida, el impacto ambiental de las células solares es mayor durante la producción. Esto se debe en parte al hecho de que el 97% del mercado mundial consiste en células solares de silicio. El silicio es común en la corteza terrestre pero requiere mucha energía para extraerlo y limpiarlo. En la actualidad, casi el 70 por ciento de las células solares del mundo se fabrican en China, donde la mayoría de la energía utilizada en la producción es fósil. Otros países de gran producción son Alemania y Corea del Sur, que representan alrededor del 10 por ciento cada uno de la producción mundial.

En países el uso de esta tecnología se ha vuelto común, como Suecia, una planta fotovoltaica tarda entre dos y tres años en producir tanta energía como se necesita para fabricar, transportar y operar. Se denomina "tiempo de amortización de la energía" y varía según el aspecto de la producción y el lugar donde se utilicen las células solares.

sistema fotovoltaico

Beneficios ambientales de la producción de electricidad

Una planta fotovoltaica tiene una vida útil generalmente estimada de 25 a 30 años y contribuye a varios beneficios ambientales durante su operación. La mayor ventaja es, por supuesto, que las células solares producen electricidad a partir de energía renovable, pero la producción de electricidad también tiene la ventaja de ser silenciosa y, por lo tanto, no perturbar el medio ambiente. Además, la producción de electricidad y el uso de la electricidad tienen lugar cerca uno del otro, lo que reduce las pérdidas de transmisión en las redes eléctricas. En los casos en que las células solares se colocan en los tejados, la producción tampoco ocupa ningún terreno adicional.

Energía solar vs. otros tipos de energía

El impacto ambiental de las celdas solares a veces se discute desde la perspectiva de que la electricidad de otros tipos de energía sería reemplazada por electricidad solar. Si es electricidad de técnicos de producción con altas emisiones de gases de efecto invernadero la que se sustituye por solar, significa que se reducen las emisiones. No es posible determinar exactamente qué producción de electricidad se reembolsará debido a cómo está diseñado el sistema energético. Sin embargo, es posible comparar cuánto dióxido de carbono genera el sol por kilovatio hora producido en comparación con la electricidad de otros tipos de energía.

El Panel Climático de la ONU informa sobre las emisiones promedio de dióxido de carbono de la producción de electricidad a partir de varios tipos de energía en un informe de 2014. Según el informe, la energía solar genera 41 gramos de dióxido de carbono por kilovatio por hora producido (gCO2 / kWh). Se puede comparar con la electricidad producida por carbón emitiendo 820 gCO2/kWh o la electricidad producida por gas natural y emitiendo 490 gCO2/kWh. Es bueno tener en cuenta que este tipo de cálculo puede diferir dependiendo de los supuestos realizados, por lo que otros informes pueden reportar cifras diferentes.

El uso generalizado de estas tecnologías podría llegar pronto a América Latina. Esfuerzos como el realizado en Chile son ejemplos de innovación y emprendimiento para mejorar la eficiencia de nuestro consumo energético, gracias a una fuente de energía renovable y que, además, nos ayuda a conservar nuestros ecosistemas.

 

Si quieres conocer otros métodos empleados para minimizar el impacto ambiental, puedes leer nuestro artículo sobre Tecnología y Plásticos Biodegradables

Maestría en energías renovables

Valora este artículo del blog:
5 características del internet de las cosas
Cómo mejorar la ciberseguridad en las empresas
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
Invitado
Sábado, 13 Agosto 2022