¿Qué es el burnout y cómo evitarlo?

¿Qué es el burnout y cómo evitarlo?

El burnout es una situación de agotamiento mental, físico y emocional producido específicamente por el estrés laboral. No es una enfermedad en sí misma, pero sí se ve como el posible detonante de enfermedades físicas o mentales debido a su estrecha relación con la vida profesional.

Este término fue introducido por primera vez por el psiquiatra estadounidense Herbert Freidenberger, en 1974. Resumió los cambios que vio entre los profesionales empleados en psiquiatría. Una de las principales investigadoras modernas del problema del agotamiento laboral es Christina Maslach, profesora de psicología en la Universidad de California en Berkeley. Según la clasificación de Maslach, el burnout está directamente relacionado con la realización de una actividad de forma constante: esto es lo que distingue al síndrome de otros cambios emocionales.

Quienes acuñaron este término creen que el mundo moderno inevitablemente crea condiciones para el agotamiento mental y emocional. Los trabajadores de oficina pasan de 8 a 10 horas al día detrás de la pantalla, las personas se comunican menos en persona, usan las redes sociales y la mensajería instantánea para esto, mientras el flujo de información entrante crece constantemente. Para una persona esto es abrumador, y como resultado se produce un burnout.

Causas del desgaste emocional

Hay factores externos e internos que pueden conducir al agotamiento. Por ejemplo, las condiciones de trabajo son externas: se pueden cambiar con relativa rapidez. Los factores internos son actitudes, patrones de comportamiento, rasgos de carácter y creencias que guían a una persona en sus decisiones. Las condiciones externas pueden afectar cuando una persona ya tiene requisitos previos internos para el agotamiento.

Factores externos:

  1. Exceso de trabajo, horario de trabajo ocupado.
  2. Falta de salarios satisfactorios.
  3. Plazos, distracciones: imposible sumergirse en el trabajo, siempre sacando algo del proceso.
  4. Trabajo no amado.
  5. Conflictos laborales, ambiente insalubre, presión o aislamiento en el equipo

Los factores internos están más relacionados con expectativas que nosotros mismos nos imponemos, metas que al no ser alcanzadas, generan toda una serie de reacciones emocionales a situaciones que entendemos como fracasos.

Factores internos:

  1. Perfeccionismo.
  2. Presión desde el espacio laboral.
  3. Creencias preconcebidas sobre el trabajo: verlo como el único camino para realizar algo de valor en tu vida.
  4. Priorizar el trabajo por encima de otras facetas de la vida.
  5. Miedo a defraudar.

burnout

Características del Burnout

Las manifestaciones del burnout son numerosas y variadas, pero siempre están presentes tres características:

  1. Sensación de agotamiento emocional y energético

El agotamiento emocional es el síntoma central del burnout y consiste en la sensación de inmensa fatiga por el propio trabajo. Los afectados se sienten agotados emocional, física y mentalmente.

  1. Mayor distancia mental del propio trabajo

En el burnout, existe una actitud de desapego mental de las propias funciones con un mayor aislamiento del propio trabajo con una eficacia profesional reducida. Además, existen sentimientos negativos o cinismo hacia el propio empleo y hacia las personas que solicitan o reciben el desempeño o servicio (colegas, clientes, superiores).

  1. Reducción de la eficacia profesional.

La reducción de la realización personal, la percepción de inadecuación para el trabajo, la caída de la autoestima y el sentimiento de fracaso en el trabajo se traducen en una disminución de la eficiencia personal: el trabajador percibe que cada vez es menos eficiente, a pesar de dedicarse más a sus obligaciones.

¿Cómo evitar el burnout?

Resolver el burnout requiere un enfoque tanto a nivel organizacional como individual.

En primer lugar, la intervención debe fomentar una mayor conciencia del problema en la vida profesional, por lo que el sujeto que lo padece debe reconocer los factores responsables del desarrollo y mantenimiento del agotamiento psicofísico. Además, es necesario comprender las relaciones existentes entre el comportamiento personal, la propia experiencia y el contexto de vida y trabajo.

Posteriormente, las estrategias para afrontar el burnout pasan por modificar conductas y actitudes en consonancia con lo adquirido. Además de este cambio, puede ser necesario un período de psicoterapia.

Psicoterapia para el burnout

Las intervenciones psicoterapéuticas, como la cognitiva-conductual, contribuyen a mejorar el pronóstico del burnout, teniendo en cuenta la complejidad de la patología y la individualidad específica del sujeto.

Este camino está dirigido a proporcionar al paciente información clara y específica sobre su trastorno (por ejemplo, síntomas, curso, etc.), para ayudarlo a manejar los síntomas que conlleva y:

  • Promover un adecuado examen de la realidad;
  • Restaurar las funciones principales de la persona;
  • Reducir las dificultades sociales, cognitivas y psicológicas;
  • Promover la superación de los episodios sintomáticos de forma constructiva para alcanzar un nuevo equilibrio.

Si te interesó este tema, también puedes leer nuestro artículo sobre Herramientas Digitales para la Gestión del Tiempo

Maestría en recursos humanos

Valora este artículo del blog:
Formas de incentivar el bienestar laboral
Comunicación Política y tecnología
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
Invitado
Miércoles, 07 Diciembre 2022