La huella de carbono cero y las organizaciones

La huella de carbono cero y las organizaciones

El acuerdo climático de París de 2015, posterior a la COP21, presiona a los actores financieros para que ajusten sus políticas de inversión y financiamiento a la economía, llevándolos a favorecer sectores neutrales en carbono. Implementar y medir estas acciones no es sencillo.        

El 22 de abril de 2021, en una cumbre mundial sobre el cambio climático organizada por el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, más de 40 de los bancos más grandes del mundo anunciaron que habían formado, bajo los auspicios de las Naciones Unidas (ONU), una alianza, la Red -Zero Banking Alliance (NZBA), acordando representar cero emisiones de carbono en sus carteras, para 2050, o incluso antes. Repartidos en 23 países, controlan activos totales de 28.500 millones de dólares. Y es probable que se les sumen otros establecimientos (incluidas las aseguradoras).

El concepto de neutralidad de carbono

La neutralidad de carbono refleja el equilibrio entre las emisiones de gases de efecto invernadero de origen humano y su eliminación de la atmósfera por o por el hombre. La neutralidad de carbono también se conoce como emisiones netas cero (ZEN).

Por lo tanto, esto no significa cero emisiones de dióxido de carbono (CO2), sino compensar las emisiones de gases de efecto invernadero mediante el secuestro de carbono en un sumidero de carbono. Un sumidero de carbono es cualquier sistema que absorbe más carbono del que emite. Los principales sumideros naturales de carbono son el suelo, los bosques y los océanos. En la práctica, las empresas compran, en el mercado de carbono (o compensación de carbono), cuotas de emisión de gases de efecto invernadero de organizaciones que no las consumen.

Este concepto de neutralidad de carbono es criticado porque tener en cuenta las emisiones negativas en escenarios que apuntan a lograr la neutralidad de carbono puede llevar a descuidar o retrasar los esfuerzos para reducir las emisiones, especialmente porque el precio de compra de derechos de emisión de carbono se considera demasiado bajo. Parece preferible tener en cuenta la “contribución climática” (inversión directa en proyectos neutrales -o casi neutrales- en términos de emisiones de gases de efecto invernadero).

¿Cómo puede actuar el sector financiero para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero?

El sector financiero puede jugar un papel importante en la transición climática apoyando a las empresas que contribuyen a descarbonizar la economía y presionando a otras promoviendo sus acciones para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero. En 2022, aún les queda mucho por hacer para encaminarse hacia este objetivo, porque las ganancias obtenidas en sectores con una fuerte huella de carbono son altas y privarse de ellas solo puede ser un enfoque ciudadano, bajo la presión de los consumidores y los Estados.

huella de carbono cero

Medir la huella de carbono

Para ello, el primer paso es estimar la huella de carbono o huella de carbono de la empresa (o comunidad) que solicita la financiación.

La huella de carbono es la cantidad de carbono (generalmente en toneladas) emitida por el uso de energía de esa empresa. Esto se mide en 3 perímetros:

  • emisiones directas, vinculadas a la fabricación del producto. Por ejemplo, si la fabricación del producto requiriera el uso de petróleo, la combustión de combustible.
  • emisiones indirectas, ligadas al consumo energético necesario para la fabricación del producto. Por ejemplo, la producción de energía eléctrica que abastece a la planta de fabricación, habiendo emitido gases de efecto invernadero; otras emisiones (también indirectas), vinculadas a otras etapas del ciclo de vida del producto (suministro, transporte, fin de vida, etc.). Por ejemplo, el reciclaje también emite gases de efecto invernadero.

Hoy en día, existen diferentes metodologías para medir esta huella de carbono. Estos modelos pueden inspirarse en las recomendaciones de instituciones especializadas, o incluso de la Agencia Internacional de la Energía. Estas huellas o balances de carbono se incluyen generalmente en el apartado “Responsabilidad social y ambiental – RSC” de los informes anuales (obligatorio para empresas de más de 500 empleados desde 2012).

 

Si te gustó este artículo, te invitamos a leer nuestra publicación sobre 6 tipos de tecnología sostenible

maestría en gestión medioambiental

 

 

Valora este artículo del blog:
KPI´s para RR. HH
Competencias digitales en docencia
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
Invitado
Jueves, 06 Octubre 2022