Maneras en que las empresas frenan la contaminación

Maneras en que las empresas frenan la contaminación

Hoy en día se habla mucho sobre los pasos que las personas pueden tomar para reducir su huella ecológica. Cuando se trata de mitigar la contaminación del aire, incluidos los contaminantes que contribuyen al cambio climático, el poder del individuo palidece en comparación con el poder de las instituciones y corporaciones.

De los 190 millones de toneladas de CO2 equivalente producido en Australia por actividades de generación de energía en 2017, más del 25 % se puede atribuir a la fabricación, incluida la fabricación de metales. En los Estados Unidos, más de la mitad de todos los gases de efecto invernadero provienen de la generación de electricidad y de las emisiones industriales directas.

Ambos países se ubican constantemente en la cima por sus contribuciones globales a las emisiones de óxido de azufre y otros contaminantes en nuestro aire y agua.

La Organización Mundial de la Salud estima que el 90% de los seres humanos respira aire contaminado cada día, lo que cuesta siete millones de vidas cada año. La mala calidad del aire se relaciona con daños al corazón, los pulmones y el cerebro.

Los fabricantes contribuyen sustancialmente a este problema. Ahora, ha llegado el momento de comprometerse a revertirlo. Aquí hay algunas maneras en que pueden hacerlo:

  1. Cambiar a energías renovables

La industria manufacturera, incluidas las industrias del papel y del hormigón, queman cantidades sustanciales de carbón y combustibles fósiles para producir calor o generar electricidad. Los combustibles fósiles también liberan mercurio, dióxido de azufre y óxidos de nitrógeno al aire, cada uno de los cuales tiene un efecto perjudicial sobre el medio ambiente, el cambio climático y la salud humana.

El gas natural es un combustible fósil, pero su contribución a la contaminación por mercurio y azufre es “insignificante”, según la Unión de Científicos Preocupados. La UCS estima que alimentar el equivalente a 10,000 hogares con gas natural en lugar de carbón reduciría las emisiones de óxido de nitrógeno en 1,900 toneladas por año, las emisiones de dióxido de azufre en 3,900 toneladas por año y la contaminación por partículas en 5,200 toneladas por año.

Sin embargo, los fabricantes deberían considerar las energías renovables como la eólica y la solar como el final del juego. La UCS también observa que los sitios de desarrollo de gas natural contribuyen a la contaminación del aire a través del ozono, los precursores del ozono y las partículas, todos los cuales se relacionan con problemas de salud humana como enfermedades cardiovasculares, problemas respiratorios e incluso cáncer.

  1. Usar depuradores húmedos y otras tecnologías de mitigación

Los depuradores húmedos industriales son dispositivos rentables y versátiles que múltiples industrias pueden usar para reducir sus emisiones tóxicas, incluidos los equivalentes de dióxido de carbono y CO2 que contribuyen al cambio climático.

Los depuradores húmedos lograron una gran popularidad porque filtran la contaminación gaseosa y de partículas en un solo paso en lugar de dos. Los combustibles fósiles y la energía nuclear constituyen el 85 % de la producción de energía de EE. UU. y ambos dan como resultado una enorme producción de desechos. Se sabe que la fabricación de productos químicos, el procesamiento de petróleo y la fabricación de metales contribuyen con desechos gaseosos en forma de dióxido de carbono, cadmio y sulfuro de hidrógeno.

Los depuradores húmedos eliminan los desechos de los gases utilizando líquidos especializados que expulsan los contaminantes de los subproductos del gas. En comparación con las multas por violar las reglas de aire limpio, el costo de comprar y mantener depuradores húmedos es notablemente manejable.

  1. Cambiar a vehículos eléctricos en la cadena de suministro

Según la Agencia Australiana de Energía Renovable (ARENA), la tasa de adopción de vehículos eléctricos en Australia va a la zaga de otras naciones. Esto muestra una oportunidad perdida, ya que los vehículos eléctricos (EV) ayudan a las empresas a lograr una mayor seguridad energética, menores costos de combustible y mantenimiento y reducen drásticamente su contribución a la contaminación del aire.

Ya sea que tengan como destino Australia o cualquier otro lugar, el transporte de bienes materiales desde los fabricantes hasta los usuarios finales es uno de los contribuyentes más importantes al cambio climático y la contaminación del aire.

frenar_contaminacion

Según los estudios, la transición de más vehículos del mundo de combustión a energía eléctrica, "sin importar cómo se genere la energía", r resulta en tasas más bajas de contaminación por ozono y partículas.

Como recordatorio, el ozono estratosférico es deseable. La capa de ozono aísla la tierra de la fuerte radiación ultravioleta. La contaminación por ozono a nivel del suelo, por otro lado, está relacionada con enfermedades pulmonares, asma y otros problemas de salud, especialmente en los jóvenes y los ancianos.

En 2013, el Trucking Industry Council ubicó la edad promedio de los camiones pesados ​​en Australia en cerca de 14 años. Ahora es un momento ideal para que los fabricantes y sus distribuidores y socios de la industria del transporte elijan un camino diferente a seguir. Algunas empresas importantes ya están realizando pedidos de vehículos eléctricos por miles o decenas de miles.

  1. Elija materias primas más limpias y no tóxicas

Muchas industrias en la tierra utilizan materias primas potencialmente tóxicas en sus procesos en un grado u otro.

Las industrias de recubrimientos y pinturas son buenos ejemplos. Los enfoques tradicionales para la fabricación de pinturas y revestimientos liberan metales pesados ​​peligrosos en el aire. Las operaciones de mezcla están asociadas con compuestos orgánicos volátiles y ozono troposférico. Procesos como la molienda y la molienda liberan partículas contaminantes al aire y al entorno circundante.

La EPA de EE. UU. recomienda reemplazar las mezclas de recubrimiento que contienen mercurio, plomo y cromo con biocidas no peligrosos. Estos proporcionan propiedades similares de protección y eliminación de bacterias sin los mismos efectos nocivos sobre la calidad del aire y la salud que los metales pesados.

 

Para mas información te recomendamos: ¿Qué son las empresas B?

maestría en gestión medioambiental

Valora este artículo del blog:
5 maneras de frenar la deforestación
Hacia un nuevo modelo de gestión: Performance Mana...
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
Invitado
Domingo, 04 Diciembre 2022