Importancia de la cultura organizacional

Importancia de la cultura organizacional

¿Qué es "Cultura Organizacional"?

Existen varias teorías sobre la cultura organizacional. La más reconocida es la desarrollada por Edgar Schein, profesor de Gerencia en la Sloan School of Management de Massachusetts. Schein es considerado el padre de la cultura organizacional y la define como: “Un sistema de valores, creencias, principios, ideas, formas de pensar, opiniones y conocimientos implícitos, asumidos y compartidos (por los miembros de una organización) que determinan la forma en el que el grupo percibe, evalúa y se enfrenta al entorno”.

La cultura organizacional representa entonces la esencia de la identidad de la empresa, pues es el conjunto de características que la distinguen, en las que sus integrantes se reconocen y expresan en un lenguaje simbólico compartido.

La cultura organizacional puede servir para motivar a los miembros de la organización acercando sus preferencias individuales a las metas colectivas de la organización.

Cultura organizacional y liderazgo

Liderazgo = Cultura. Así de simple, así de cierto. Los empleados bien gestionados perciben su cultura como positiva y se comprometen en consecuencia con la empresa. Un buen líder comunica que cada individuo es necesario para lograr una meta mayor. Motiva, crea identificación y crea sentido de pertenencia, que son factores críticos de éxito para una organización.

Cómo se ejemplifica el liderazgo, cómo se forman las relaciones (con los compañeros, con los clientes, etc.), cómo se toman las decisiones, todo esto se deriva de la cultura corporativa, que se da en todos los niveles de una organización. Incluye tanto a la alta dirección como a los empleados ordinarios.

¿Qué logra la cultura organizacional?

Una buena cultura organizacional sienta las bases para que las empresas logren sus objetivos, los empleados obtengan apoyo en tiempos de crisis y se sientan cómodos -es decir, se comprometan- y no renuncien.

Una cultura corporativa positiva tiene un efecto en los empleados: en el mejor de los casos, serán más felices, lo que a su vez significa: más eficientes y preparados. Menos empleados renuncian cuando se sienten cómodos, lo que ahorra costos de contratación por un lado y permite la planificación del despliegue a largo plazo por el otro.

Construir una cultura organizacional sólida y transparente es parte de una estrategia más amplia dirigida a mejorar el bienestar, la motivación y el desempeño.

cultura organizacional

Actividades para fortalecer la cultura organizacional

Comunicar los valores corporativos

No se trata de frases circunstanciales o poco creíbles, sino de principios a los que se aspira en el desempeño de las actividades cotidianas. Compartirlos ya en la fase de selección de nuevos talentos pone el foco en el deseo de promover los valores sobre los que se fundamenta la empresa.

Pasar tiempo de calidad con los compañeros

Parece trivial, pero si reflexionamos sobre el papel del tiempo libre en la concentración y motivación de los colaboradores, entendemos cómo apartar momentos del trabajo para profundizar en el conocimiento de los compañeros es crucial para fortalecer las relaciones y la armonía entre los miembros del equipo.

Objetivos y resultados gratificantes

El reconocimiento por parte de las máximas figuras y compañeros en general a un objetivo alcanzado, además de potenciar el trabajo realizado, es una palanca para mejorar la motivación y apuntar a objetivos aún más ambiciosos.

Promover habilidades de liderazgo

Cada vez más investigaciones en el campo de los recursos humanos muestran cómo las habilidades de liderazgo tienen un impacto positivo en la empresa y en el desempeño; es fundamental que las figuras que ostenten un rol directivo contribuyan a fomentar el bienestar en la empresa, difundiendo un clima de trabajo saludable y colaborativo.

Responder a las necesidades de los colaboradores

Impulsar iniciativas orientadas a dar respuesta a las necesidades de los colaboradores es fundamental para fortalecer la cultura corporativa. Para activar las herramientas adecuadas, es necesario analizar cuidadosamente las necesidades personales y definir un plan de servicio adecuado.

Activar cursos de formación y actualización

Los cursos de formación son un as bajo la manga sumamente eficaz del que dispone una empresa, porque le permiten ser competitivo en su sector. Invertir en un plan de actualización favorece el desarrollo y la consolidación de competencias, fundamentales para acoger las novedades de un mercado en constante evolución.

Conectar con otros

La cultura corporativa se basa en conexiones profundas entre personas que comparten los mismos valores. Por eso es fundamental brindar también actividades alternativas al trabajo diario, encaminadas a estimular la colaboración, fortalecer las relaciones interpersonales y crear un clima de confianza y estima.

La cultura organizacional tiene una gran influencia en el clima corporativo. Una cultura corporativa sólida, coherente y bien desarrollada se convierte en el elemento fundamental para construir un clima de negocios positivo, dinámico y colaborativo.

Todas las empresas, sean conscientes de ello o no, tienen una cultura organizacional. Tomar conciencia de este hecho, conocer y analizar los elementos que lo componen y entender cómo estos influyen en el negocio es fundamental para las empresas modernas, que se enfrentan cada día a nuevos retos y cambios.

 

Si te interesó este artículo, entonces te recomendamos leer nuestra publicación sobre las Ventajas de la Gestión del Talento Humano

Maestría en recursos humanos

Valora este artículo del blog:
5 pasos para elaborar un plan de marketing
Cómo mejorar el servicio técnico en línea de tu em...
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
Invitado
Miércoles, 07 Diciembre 2022