¿Cómo hacer un análisis de riesgo financiero?

¿Cómo hacer un análisis de riesgo financiero?

El análisis del riesgo financiero de una empresa comienza después de que se hayan identificado todos los posibles eventos de riesgo. En este artículo te explicamos cómo identificarlos. El análisis no solo pretende estimar posibles pérdidas, sino también evitar que se produzcan.

Por ejemplo, un análisis de riesgo de crédito, uno de los principales tipos de riesgos financieros, evalúa la posibilidad de que un deudor no pueda cumplir con sus obligaciones. Con esa información, el banco toma medidas para evitar que esto suceda o mitigar en lo posible el impacto.

Es por ello que la gestión del riesgo financiero debe tener en cuenta los factores internos y externos que dan origen a las amenazas.

Los factores internos son los producidos por la propia actividad comercial de la empresa. La mala gestión del efectivo o los problemas de producción son riesgos que pueden afectar las cuentas y el valor de mercado de una empresa.

A su vez, los factores externos son las condiciones políticas, económicas o sociales que afectan el desempeño de una empresa, tales como crisis económicas, inestabilidad del tipo de cambio, variaciones en una industria o políticas estatales. El método más sencillo para realizar un análisis de riesgo financiero en una empresa es combinar la probabilidad de ocurrencia de un riesgo y las posibles pérdidas económicas que puede ocasionar.

Una vez identificados los riesgos y tras elegir la herramienta más conveniente para el control de los eventos, la compañía puede decidir si evitar o asumir los riesgos de acuerdo con el apetito de riesgo y el nivel de tolerancia de la compañía.

El grado de exposición al riesgo se mide cuantitativamente. Si un evento afecta solo a un área específica de la empresa, el efecto potencial se puede estimar multiplicando la probabilidad de que ocurra el riesgo por el cálculo aproximado de la pérdida financiera.

El resultado se puede utilizar para generar un gráfico de funciones que indicaría qué riesgos son tolerables y cuáles son potencialmente peligrosos. Por supuesto, a la hora de decidir también hay que tener en cuenta las tendencias del mercado y las variables macroeconómicas y financieras.

Con tantas circunstancias a considerar, el administrador de riesgos financieros puede utilizar herramientas de detección de riesgos en tiempo real para facilitar la gestión y tomar medidas preventivas o de mitigación. El software de gestión de riesgos es una de esas herramientas.

El software de gestión de riesgos reduce las tareas manuales de las transacciones y, por lo tanto, la subjetividad del análisis. Por lo tanto, es una herramienta eficaz y fácil de usar en la gestión de riesgos financieros.

Paso 1: identificar los riesgos clave

Para comenzar el análisis de riesgo financiero, identifique todos los factores de riesgo que enfrenta su negocio. Estos factores de riesgo incluyen todos los aspectos que afectan la competitividad (costos, precios, inventario, etc.), cambios en la industria a la que pertenece la empresa, regulaciones gubernamentales, cambios tecnológicos, cambios en el personal, etc.

Paso 2: Calcular el peso de cada riesgo

Priorizar los riesgos es fundamental para la asignación eficiente de recursos y esfuerzos. De esa manera, puede crear un plan en caso de que se materialice una amenaza.

Paso 3: Crea un plan de contingencia

Analice lo que debe hacer para resolver los riesgos del punto 1 y cree tareas específicas para mitigar los impactos. Recuerda que no todos los riesgos se pueden afrontar de la misma manera. De hecho, es posible que no pueda controlarlos a todos. Por ello, el plan de contingencia debe basarse en el nivel de apetito y tolerancia al riesgo establecido por la empresa.

plan_de_riesgo_financiero

Paso 4: Asignar responsabilidades

Si bien no es posible asignar responsabilidades para cada riesgo, trate en lo posible de tener una persona encargada de monitorear los puntos críticos y su evolución en el tiempo. En este punto, evita centralizar todas las responsabilidades en una sola persona. Delegar tareas al personal más adecuado.

Paso 5: Establecer fechas de caducidad

Los planes de mitigación no se pueden aplicar indefinidamente, ya que las amenazas pueden multiplicarse y afectar más procesos. Esto determina de alguna manera las acciones a realizar, ya que deben basarse en el tiempo necesario para realizar cada tarea.

 

Si te gustó el articulo te encantara este: ¿Qué es una estructura de costos? 

Master en finanzas

Valora este artículo del blog:
¿Cómo hacer una buena gestión hotelera?
Diferencias entre clientes B2B y B2C
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
Invitado
Jueves, 06 Octubre 2022